Herramientas

Conos pirométricos

Los conos pirométricos son una forma de medición del estado de maduración de la arcilla en el horno. Se trata de conos de cerámica previamente cocidos que se introducen en el horno como testigos. Con el calor, los conos se irán deformando, llegando a derretirse.

En función de si el cono ‘ha caido’ o no, se tendrá una idea de la temperatura en el interior del horno. Los conos pirométricos son fabricados por la empresa Orton, siguen una numeración, del 022 ( el de temperatura menor ) al 14 ( de mayor temperatura ).

La deformación del cono va ligada a la temperatura máxima del horno y al tiempo de cocción, en este sentido, se ‘caerá’ antes un cono del numero 6 si el horno llega a 1220 grados a 1º la hora, que si llega a 1220ºC en 3 horas, que posiblemente no llegue a caer. En este sentido, al cono le pasa como a la cerámica en el horno, es refractaria al calor. Tarda mucho tiempo en calentarse, y por eso, si llegamos a 1220ºC de temperatura en el horno en 3 horas, la pieza de cerámica aún no habrá acumulado todo ese calor, y tal vez aún esté en 1100ºC.

Es por ello que la temperatura de cocción es tan importante como cuanto se tarda en llegar a ella.

En la siguiente imagen se pueden ver las temperaturas de cocción, hay dos tipos de cono, los que no se aguantan solos de pié ( Larger cones ) y los que tienen el culo gordo y se aguantan sin problemas ( Self supporting cones ).

Los conos que encontraréis en las tiendas son los mas comunes, ‘regular’, para cada cono ‘regular’ sea del tipo ‘Self supporting Cones’ o de ‘Larger Cones’ la tabla indica varios modos de cocción, desde más lento 15ºC por hora, a más rápido, 60ºC o 150ºC.

Los controladores de temperatura digitales modernos han dejado atrás a los conos, actualmente con un control digital se puede programar la cocción con el augmento por hora de temperatura que se desee así como la temperatura a la que se quiere llegar, es por ello, que en hornos electricos los conos han dejado de tener tanto sentido, se puede trabajar sin ellos, aunque siguen siendo buenos testigos de mal funcionamiento y deriva de los datos recogidos por las sondas de temperatura ( termocuplas ).

Con los medidores dígitales de temperatura, los conos ya no tienen demasiado sentido, se ponían dentro del horno, en frente la mirilla, para poder ir abriendo i ver que estava sucediendo. Antes de esto, el único indicativo era el color y el ruido del fuego, sea como sea, es bonito verlos enfrente de las llamas.

Deja un comentario