Materia prima Técnicas decorativas

Silicato sódico

El silicato de sodio o silicato sódico es un gel que puede ser más o menos líquido, al deshidratarse se solidifica, y adquiere la apariencia de un cristal, de ahí que sea conocido también como cristal líquido. Su formula química es: Na2SiO3

Normalmente se comercializa en forma de líquido viscoso, es ligeramente pegajoso y en contacto con la piel la irrita y reseca. Por ello, conviene tener precaución en su manipulación evitando en todo caso el contacto con los ojos y labios; por tanto, lo ideal será trabajar con gafas de protección para evitar salpicaduras accidentales, por otro lado, el uso de máscarilla es imprescindible en aplicaciones con spray. El uso de guantes no está de más durante su manipulación, para evitar posibles irritaciones por contacto. Conviene tener cuidado si se aplica mediante pulverización, ya que su inahalación puede causar molestias, irritación y problemas respiratorios. A pesar de estas recomendaciones no es un material que presente un alto riesgo para la salud, aquí la ficha de seguridad que siempre conviene revisar y tener en cuenta al incorporar nuevos materiales al taller.

En la mayoria de aplicaciones resulta necesario disolerlo en agua. Conviente tapar el recipiente después de su uso, en contacto con el aire se oxidará formando un sólido transparente.

Para qué sirve?

Es un potente defloctuante, adicionar un defloctuante en pastas y esmaltes provoca que sea más fácil mantener las partículas en suspensión, con ello, no es necesaria tanta agua para obtener la consistencia necesaria para trabajar bien las pastas, esmaltes y barbotinas. En principio y en la proporción adecuada facilitará un secado uniforme y evitara en cierta medida la aparición de grietas. Los defloctuantes son necesarios para hacer piezas con moldes.

El silicato sódico por sus propiedades resulta muy útil en barbotinas, y para la unión de piezas y sellado de grietas resulta especialmente adecuado, ya que al no necesitar tanta agua para la barbotina se consigue reducir la contracción del secado, facilitando el éxito en la unión de juntas y el sellado de grietas. Su adición es en proporciones muy pequeñas, conviente probarlo hasta encontrar la cosistencia necesaria, que dependerá también de la composición del barro. Así que se suele adicionar gota a gota, y en muy poca cantidad para conseguir el efecto buscado.

Texturas: grietas

Es un material muy útil para generar texturas agrietadas, en el torno resulta especialmente divertido de aplicar y se obtenienen bonitas texturas características del uso de éste material. Se aplica diluido mediante un pincel en la parte exterior de la pieza, una vez aplicado, mediante un secador de pelo, soplete o instrumento similar podemos secar la parte exterior de la pieza, donde hemos aplicado el silicato de sódio. Al poco tiempo, con el torno en movimiento, al presionar la pared interior de la pieza hacia fuera se obtienen las buscadas texturas.

Una disolución alrededor de 50% silicato sódico / 50 agua es un buen punto de inicio.

Conviene tener en cuenta que si se aplica demasiado o en una concentración muy elevada las propiedades defloctuantes se revertirán, las barbotinas dejarán de suspender correctamente. En la aplicación para la obtención de texturas agrietadas las paredes de la pieza se volveran progresivamente rígidas y dificiles de deformar, a la vez, se formará una capa superficial que dificultará el secado de la pieza.

 

Deja un comentario